Amigos

1 May

Soy hija única. Me crié con mis abuelos maternos, mi mamá y una gata. Moría una gata, llegaba otra, pero siempre había una. ¡Ah! También un perro que se llamaba Dupin que me costó $1000 (awww) y vivió como 14 años, 10 de los cuales no permitió que lo bañaran.

Tengo hartos primos y soy la mayor de los 2 bandos. No vivían en mi ciudad, por lo tanto los veía para los veranos cuando iban a mi casa. Como eran más chicos, la relación era, cómo decirlo, CORRECTA. No sé po, no me proyectaba como amiga de cabros 7 años menores que yo. Pese a que obviamente la diferencia de edad se mantiene, con el paso del tiempo se suaviza. Compartí mucho con la Mafi y Gabriel, nos reíamos de las mismas cosas y son muy lindos. Con los demás tengo aún la imagen de niños, los he visto en fotos carreteando, hasta medios ebrios diría yo, pero no hemos tenido contacto físico, eso está pendiente.

Siempre he sido sociable, no tengo problemas para hablar en público ni me pongo roja ni nada de eso. Soy una sin-vergüenza.

Hice lazos de amistad en el Liceo de Niñas (del verbo divino) que mantengo hasta hoy.  Jessica y Paula son mis amigas desde esa época y las adoro. Las demás no son TAN cercanas, pero hay mucho cariño y gratos recuerdos. En mi liceo jamás vi bullying, tal vez porque éramos puras mujeres, todas relativamente pobres, entonces éramos todas iguales. Probablemente había unas más lindas que otras o con mejor cuero, pero en serio que nunca ví un maltrato. Bueno, había una de otro curso que le decían cara de dinosaurio, pero es que en serio tenía cara de dinosaurio.  Había algunas que tenían más plata, pero no les alcanzaba para estar en otro liceo, así que pasaban a ser pobres igual. Muchas chiquillas del campo, que vivian toda la semana en hogares, o sea, personas muy sacrificadas. Éramos el curso de excelencia del liceo, algo así como la esperanza que tenían de no-quedar-tan-mal-en-la-PAA.

En el liceo no fui matea, es más, me las tiré bastante. Salí con un promedio reguleque, pero jamás tuve un promedio rojo o estuve en  riesgo de repetir. No le di problemas en ese aspecto a mi mamá, debe ser por eso que me dejó libre en los permisos y todo eso. De hecho no recuerdo el momento en que dejé de pedirle permiso y pasé a “avisarle”.

En la U también conocí a buenos cabros. Curiosamente mi grupo más cercano fue con el que “salimos al día”. Hace poco nos juntamos en el matrimonio de la Ceci y fue un agrado darnos cuenta que seguimos siendo los mismos.

Luego llegué a La Serena y me armé de un grupo de amigos en mi trabajo. Buenas personas, buenos carretes.

Me cambiaron de pega, cagó el grupo. Entonces eran compañeros de trabajo no más, se supone que los amigos quedan.

Quedé tan triste con el cambio de pega, que decidí no agarrarle cariño a ningún csm. Pero no me resultó, ¿no ve que soy sociable? Armé otro grupito de salidas varias, pero ya no TAN nocturnas, porque eran chiquillas casadas.

A todo esto, si usted no ha leído nada de ningún hombre, es porque no ha habido ninguno significativo en mi vida. O sea, hubo uno en la U, pero se puso weón y lo tuve que patear, pero lo recuerdo con cariño, pero él no. Entonces para qué lo voy a nombrar, ¿cierto?

En La Serena ha habido algunos hombres, pero sin ninguna importancia ni trascendencia. No vale la pena dar sus nombres ni dedicarles algunas líneas. No los recuerdo con cariño, ni rabia y ninguno es actualmente mi amigo. Si, dije ninguno.

Retomando, con las chiquillas de mi segundo trabajo, Paty y Claudia, hicimos buenas migas. La Claudia me invitó a su matrimonio, la Paty es de Concepción, entonces la cosa fluyó. Mis últimas risotadas han sido con ellas, sobretodo con la Paty, que tiene un sentido del humor muy parecido al mío.

En este mismo trabajo conocí a la Pame y nos hicimos buenas amigas. Grandes risotadas también, intentó por todos los medios hacer un grupo de bordado y tejido, pero me resistí; la Paty cayó. Me obligaba a ir al gimnasio, salíamos en las noches y, lo más importante, me llevaba al Jumbo. Ella dice que yo la obligaba, onda ¿quieres ir al jumbo AHORA? lo que implicaba que me pasara a buscar y a dejar, obvio. Le gusta ir al supermercado y a mi también, ¿qué mejor? Recorriamos los pasillos, mirábamos las etiquetas, paseábamos con un carro, que delicia.

Por cosas del destino, la pega cagó, yo ya tenía otro trabajo en La Serena y la Pame se fue a Santiago, de hecho encontró  algo mucho mejor y se fue con su negro.

En Santiago está la Xime, que es una muy buena amiga, con un humor especial también y la conozco desde quinto básico. Fuimos compañeras hasta octavo y luego en cuarto medio, claro que ahí no compartíamos mucho porque pasó enojada todo el año porque la habían cambiado de curso. Facebook nos reunió. Uno de los episodios que más recuerdo es una vez que llevó un queque para vender, nos quedamos con 2 compañeas más en la sala y empezamos a “emparejarlo”. Cuento corto: nos cominos todo el queque. Hablamos con la Xime, le dijimos que le pagábamos al día siguiente y ella aceptó. Llegó el día siguiente y nos dijo “Lo siento, pero mi mamá me dijo que tenía que decirle a la profesora”. Hueona maricona. Nos acusó y nos mandaron a llamar al apoderado. Mi mamá ya sabía que me había comido el queque, así que de mala gana fue a la citación. El resultado de eso fue que a una de mis buenas amigas, la Zagal, le prohibieron juntarse conmigo. Mansa weá, seguramente la obligué a comer queque a la weona. En fin, nunca más nos hablamos, además ella se fue a otro liceo. Años después la agregué a facebook y yo creo que ni recuerda ese episodio. Yo si, porque me acuerdo de TODO. Si nos hubiésemos seguido juntando, le hubiese dicho que ese pelo rojo incendio le queda como el ho-yo.

La Ceci también está en Santiago y es mi prima, mi colega y mi amiga. Como primas no nos conocimos mucho, más que cuando éramos chicas. Luego nos reunimos en la U y fuimos compañeras y el tiempo nos hizo amigas.

Cuando voy a Los Angeles, me junto con mi buen amigo Lucho. Es bien especial, no deja que le saquen fotos porque dice que tiene derechos reservados sobre su imagen jajajajajaja, puta que me hace reír (supongo que es broma). Antes había un grupo más grande, pero al parecer eran amigos del Lucho y no míos. En fin.

En este momento, mi círculo de amigos está en Santiago y Los Ángeles, por lo que en La Serena me dedico más que nada a trabajar.

Mi meta es irme a Santiago para estar más acompañada y estar más cerca de Los Ángeles. Ojalá algún día me resulte.

Anuncios

13 comentarios to “Amigos”

  1. pato 1 mayo, 2011 a 12:56 AM #

    Genial relato, y para variar me identifica plenamente.
    Yo soy de Los Andes, estudié en Valparaíso, y me fui a trabajar a Conce.
    En esas ciudades, armé grupos de amigos, que tuve que ir dejando, por irme a estudiar o a trabajar.
    Facebook me ha reunido con casi todos, y hasta he agregado y me han agregado varios a los que consideraba unos csm.
    Al igual que tú, no vi bullying, a pesdar de estudiar en colegio de hombres. Los típicos juegos de patadas en la raja, los sobrenombres, pero violencia por violencia, nada.
    Así mismo, el estar en Conce, me mantenía alejado de mis amigos de la U y de la escuela, pero me dieron sobre azul en la pega, por lo que ahora vivo en Santiago.
    En este mes que llevo en la capital, he podido reestablecer lazos con los amigos, la mejor frase es “tantos kilos sin vernos”…
    Gracias por tu posteo, me hizo recordar todo lo bueno de las grandes amistades.

  2. Andrea Patricia Garcia Donoso 1 mayo, 2011 a 1:15 AM #

    ME haces tanto reir Kotesita! relatas muy entretenido. Yo he perdido a la mayoría de mis amistades significativas en algunos rangos… pero no me resiento tampoco. Creo que las relaciones a veces son para siempre, otras veces cumplen un tiempo. sigue escribiendo para que pulas ese talento 🙂

  3. ISABEL ROBLES 1 mayo, 2011 a 12:41 PM #

    JAJJAA ME REI MUCHO COTÉ…..SOBRETODO CON LO DEL QUEQUE!!

    MIRA, ESO DE LOS AMIGOS ES VERDAD, A VECES SURGEN AMISTADES QUE UNO CREE AMIWIS DE ALMA, PERO FINALMENTE RESULTAN SER MERAMENTE CIRCUNSTANCIALES, DE HECHO AMIGOS COMPAÑEROS DE LA U,CONSERVO JUSTO LOS QUE CABEN EN UNA MANO….Y NI AHI JAJAJA..
    SALUDOS SIGUE ESCRIBIENDO!!

  4. Xi 1 mayo, 2011 a 2:22 PM #

    Oye weoncita, el queque estaba hechos con ingredientes que harto le costaban mi humirrde familia, así es que tenía que delatarte.
    Lo bueno del tiempo es que pasa, no se estanca como las horrendas tardes en la pega o las tristezas de mierda. El tiempo pasó y nos reencontramos. Puta que nos hemos reído!
    Vente pa Santiago pronto. No tanto plan, mira qu elos planes resultan el día del peo. Entrégate un poco a las circuntancias. Eso tal vez te traiga mejores resultados y sorpresas agradables, porque de las otras… ufff! esas llegan solitas y a diario.

    • kotesita 1 mayo, 2011 a 4:52 PM #

      Hueona acusete cara de cueteeeee!! jajajaja
      Algún día me iré a la capitale, espérate no más¡¡

  5. Yanela 1 mayo, 2011 a 4:36 PM #

    Muy buen relato María José … siempre como que tuviste pasta para eso. Me gustó mucho que nos recordaras en la época del Liceo de Niñas (del Verbo Divino)… jajajaja, una muy bonita etapa, que después se hecha mucho de menos… Me alegré mucho cuando te encontré en Facebook, y recordar lo fanática que eras de Kurt Cobain, que bueno que sigas mantenièdote tan amigable y con respecto a los hombres… ya llegará el indicado…

    Un abrazo.

    • kotesita 1 mayo, 2011 a 4:55 PM #

      Sigo siendo fanática de Kurt Cobain! Claro que un poco más mesurada, hay apariencias que mantener jajajaaj.
      Siempre recuerdo el liceo con mucho cariño, básicamente porque éramos un grupo de “buenas cabras” y éramos todas iguales… o sea, saca la cuenta que sólo hubo UNA embarazada y recién en cuarto medio! eso ahora no se ve y en otros cursos pasaba mucho más seguido. Pero nosotras teníamos la obligación de esforzarnos el doble, porque la cosa se venía pesada.
      Yo también me alegro mucho de haberte encontrado y saber que estás bien y que has viajado por lugares preciosos, en serio que me da un gusto inmenso y ojalá que el futuro te depare más sorpresas maravillosas.

  6. Marce 1 mayo, 2011 a 10:36 PM #

    Buenisimo, lo principal es que al fin uno sabe con quien cuenta y son re pocos… y si pues el estar acompañada es super importante y eso si lo se porque tambien mis amigas se fueron , solo quedan 2 en la serena y cuando la familia esta lejos es dificil..suerte en tu meta.

    • kotesita 1 mayo, 2011 a 10:39 PM #

      Gracias Marce! Si siguiera en Las Cías tal vez no me hubiese dado cuenta quien servía y quien no…. era más un tema de obligación y comididad, viéndolo con la distancia… no deja de ser triste.
      En fin, la vida sigue y depara sorpresas, yo estoy esperándolas ansiosa!

  7. claudia vasquez 4 mayo, 2011 a 12:04 PM #

    weona de este blog al estrellato! jajajaajaj manten la inspiracion porfa!

  8. Pamela 17 junio, 2011 a 10:14 AM #

    Aaawwww no había leído este post… la verdad es que extraño ir al jumbo, las risotadas y los chistes. También ir al cine a ver cualquier weá y pasarlo bien igual. Tú sabes que te esperamos en la capitalsss 😉

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: