¿Qué ha pasado?

30 Jun

No sé. Cosas tan raras. Gente tan rara.

¿La pega? Mal. Me redujeron a 1/3 la jornada laboral, por lo que debo encontrar otro trabajo en La Serena o, finalmente, agarrar mis cosas y dejarme de leseras y largarme de aquí. Nada me ata a esta ciudad. Tengo algunos buenos amigos, eso sí. Los voy a extrañar, pero sé que se mantendrá el contacto. Y si no, era que valían callampa. Pero no creo, en serio.

¿El amor? JAJAJAJAJAJA. Ese sería mi comentario. El amor familiar está bien, eso sí.

¿El sexo? Me autocensuro. (¿pero cacharon que no dije que NO había? muajajaja)

¿Los viajes? Entretenidos. El último fue a ver New Kids on the block con la Pauly, súper entretenido. También vi a la Pame y César, siempre un gusto. Y conocí muchos chiquillos entretenidos de tuiter. Qué manera de reír.

Como todo el mundo es experto en “sacar de lo malo algo bueno”, ya poh, qué más. Si yo siempre me he querido ir de La Serena, ahora está la excusa perfecta. Quiero irme a Santiago. Quiero que me afecten los tacos, el metro y el costanera center. Los atochamientos en los hospitales y las preemergencias. Todo eso.

Ojalá resulte.

Nutricionista busca trabajo en Santiago.

Recitales

23 Abr

Me encanta ir a recitales. Esperar que vendan las entradas, hacer vigilia online, comprarla, que llegue  a la casa, ir a retirarla a un punto de venta o mamarme una fila. Como sea, siempre es emocionante.

El primer evento masivo al que fui, fue La Oreja de Van Gogh en Espacio Riesco. Esa fue la primera vez que vinieron, para que sepan, antes del festival de Viña. La entrada era general, no era cara. Con mi experiencia posterior, creo que es un mal lugar para hacer un recital. Cerrado, se juntan los olores de las malas pal agua, MAL.

Volvamos atrás. Mucho antes, un año que fui a Iquique ¿1998? vi a Los Tres en la casa del deporte GRATIS. Había que comprar entradas y no teníamos ni wan con la Ale Peña y como la cabra es entradora, se engrupió al de la puerta. Nos llevó por un camino oscuro, temimos por nuestras respectivas virginidades. Finalmente abrió una puerta, había una escalera y subimos y vimos mejor que todos los que pagaron. La Ale, en un hecho que no termino de comprender,  gritó ¡TITAE TE AAAAMOOOOO! y nunca más habló. Afonía por días.

Bueno, lo de la Oreja de Van Gogh fue el primer evento que pagué.

En ese entonces vivía en Concepción. Un día, caminando por ahí, vi un letrero del cierre de la campaña de invierno y tocaban Los Bunkers. Los estaba recién conociendo y tenía ganas de escuchar más. Era ese mismo día en La Tortuga, así que me abrigué como la hija única que soy y partí. Me dio un poco de susto tanto hueón de negro, pero lo superé. Me hice amigui de un papito que andaba con sus niños. La canción que yo quería escuchar era Miño. Empezaron a tocarla, me levanté del asiento, meneé las caderas y ¡paf! se reventaron los parlantes y cagó la canción.

Luego de eso, los vi en Pichilemu en el club de tango, un día DOMINGO como a las 2 de la mañana y tenía bus a las 5 para llegar a trabajar a las 8 a la Posta Central. Sí, yo sobreviví a la Posta Central

25 de enero de 2007: Los Bunkers en La Serena. Es el recital más freak que he visto. Musicalmente impecable, como siempre, pero les dio por vestirse con trajecitos iguales… mal. Menos mal que desestimaron la idea.

En el verano vino mi progenitor a Tongoy. Quería llevarme con él. Ya había ido años antes con él y lo había pasado como el reverendo hoyo. Vino a La Serena a buscarme ¿Cómo me lo saco de encima? ¡Ya sé! “Voy a ver a Chayanne”. Una amiga me había insistido semanas que fuéramos a verlo y era ese día. Partí a Ripley a comprar la entrada y fui con cero expectativa y la verdad es que me sabía hasta las canciones que no tocó.

A principios de 2007, mi amiga Jessica me pilló volando bajo. Quería ir a ver a Alejandro Sanz. Me carga, no me sé las canciones, pero ya, vamos. 17 de marzo de 2007, El Tren de los momentos. Me aburrí como ostra. Mi amiga cantó, se encaramó en la gente, en la silla, en mí. Lo gozó.

24 de octubre de 2007: Soda Stereo. Fui de posera. Se reunían, estaba barato, ya, vamos. Fui con un a colega de La Serena. Estuvo BELLO.

El 2008 fue el año de Madonna: 11 de diciembre. Maravilloso. Fui a Andes. Estaba tan lejos y soy tan piti, que si hubiese sido la Cuatro dientes la que estaba bailando, no hubiese notado la diferencia. Este año quiero ir, pero a galucha. No vuelvo a perder plata en Andes si veo como el hoyo igual.

El 2009 fue bien movido: Los Bunkers, OBVIO, Juan Luis Guerra en La Serena y Radiohead, que merece una mención aparte.

Inicialmente iba a ver Radiohead con el Lucho. No recuerdo por qué viajé a Los Ángeles en esa fecha. La cosa es que Lucho no fue, pero le envió la entrada de regalo a la Ale (la de TITAE TE AMO) y fuimos las 2. Todo ordenadito, sentaditas en nuestros incómodos asientos numerados. A nuestro lado, un rubio riiiiiico. Andaba solo. La Ale, como es tímida, le metió conversa. Y ese fue el principio del fin. El tipo era TAN rico (era brasileño), era TAN entretenido, que nos dedicamos a conversar con él y no pescamos el concierto. Los teloneros eran muy lateros. Nos fuimos, él no se despegó de nosotras (o de la Ale) y nos subimos a una micro. La Ale, a pito de no sé qué, le dijo “igual tienes que tener cuidado, hay harto tráfico de órganos acá, lo que pasa es que no es muy sabido”. Yo la miré con cara de WTF y él, pálido. Dejó de hablar. Como 3 incómodos minutos después, nos preguntó si éramos traficantes de órganos. Bravo Ale. Lo convencimos que NO. Fuimos al barrio suecia, nos metimos a un local que parece de los picapiedra y cantamos karaoke, él dijo que pidiéramos lo que quisiéramos. Tinimoh hambre y tinimoh sed. Comimos y tomamos como si no hubiese un mañana. Suena su teléfono. Él sale a contestar. Y pasa harto rato. Demasiado. Nos empezamos a poner nerviosas: -¿andai con plata? -ni uno -Chucha. Nos cagó este hueón. Ya, yo voy a la casa y le voy a pedir plata a X individuo. Ya. Como a los 20 minutos apareció el csm. Menos mal. Rico él, hay unas fotos por ahí que no le hacen justicia.

Años después, la Ale me confesó que le dio mal el teléfono a propósito. Hueona. En fin.

El 2010 parece que estuvo medio flojo de conciertos, porque encuentro 2 tickets del Enjoy: tributo a ABBA, maravillosos y Dios salve a la reina, el mejor tributo a Queen EVER. El tipo es IGUAL, tiene el mismo poto, los mismos bíceps, tríceps, bigotes y, supuestamente, canta igual. Digo “supuestamente” porque lo escuché cantar a los días después en un programa del festival de Viña del 13 y no se escuchaba ni parecido. Pero bueno, en vivo se siente la magia de Queen.

El 2011 estuvo variadito: en febrero, Yuri. Le amo. En marzo, U2. El mejor espectáculo que he visto. La cagó el escenario. Compramos la entrada más barata, la que era detrás del escenario, 19 lucas. Los vimos salir, ¡al lado! Bello. Fui con Jessica y Lucho. El Lucho estaba ebrio, no nos sirvió para “seguridad”. De hecho, terminó el recital y se nos perdió.

El 8 de octubre tuve una sesión de Inti Illimani, Quilapayún e Illapu. Nos cagamos de frío en La Serena. Ese mismo día en la noche, fui a ver a  Nicole.

En noviembre fui a ver a Pearl Jam. Iba a ir el Lucho, pero al final no pudo. Menos mal que tenía yo las entradas. Fui con el pololo de una amiga. Estuvo ma-ra-vi-llo-so, musicalmente hablando. Fueron 3 horas de éxitos, muy bueno. Fuimos a galería y quedamos súper bien ubicados.

Este año, he visto a Los Tres, fui al festival de Viña por primera vez. Fui a ver a Los Bunkers, obvio. Y quiero ir a ver a Madonna.

Voy a hacer una mención aparte a lo siguiente. Vino Jaime a un congreso de medicina en el Enjoy. Íbamos por ahí caminando y ¡chán! ve un letrero de Chinoy en concierto. Él lo había visto hace como 3 días en Los Ángeles. ¿Vamos? No lo conozco, pero vamos. Estaba 2 días, viernes y sábado. Fuimos el viernes. Harta gente en el Copao. Comenzó a cantar. Jaime me advirtió que NO ERA UNA VOZ CONVENCIONAL No recuerdo si me pidió respeto o que no me riera. ¿Conoces esta canción? No, la verdad es que no conocía ninguna. Pasado cierto rato, sentía que ya la había escuchado antes. ¿Oye, está repitiendo las canciones este hueón? Jaime insistía en que NO. Que hueá más fome. Que hueón más insufrible. Eso está contra los derechos humanos, como diría la Pame. ¡Y Jaime fue al día siguiente! Claro que no me invitó ná. O me dijo “obvio que no vai” jaja.

Como verán, tengo gustos musicales bien variados y me gusta harto el evento. Me encantaría no pagar por ellos ¿con quién tengo que pololear?

La madurez

15 Abr

Desde diciembre del año pasado que espero con ansias la devolución de impuestos. Sabía que era un monto bueno, entonces empecé a planificar en qué gastarlo, porque de ahorrar ni hablar.

Hace como 2 años que quiero el perfume The One de Dolce&Gabbana. Era lo primero de la lista.

Luego, el laptop empezó a fallar. Ya tiene 5 años, no funciona la batería, se apaga, había que incluirlo en la lista. Y como el viejito es un Dell y se ha portado tan bien, empecé a mirar Dell. No es tan difícil, llegan como 3 correos diarios con ofertas.

En febrero fui a Viña. Probamos los cosméticos Bobbi Brown y los amamos. Son caros, pero qué más da, si todavía me alcanzaba. También quería algunos MAC, echémosle no más.

Ropa. Me la merezco. Tengo poca ropa, no me vendría mal un viajecito a Santiago a ver a los amigos y a derrochar algo de dinero.

Algún negocillo. Empecé a vender unas cremas, me fue bien, entonces saqué un par de cuentas para vender más y tener una entrada distinta a la pega formal. Pongámoslo en el carro de compra también.

Una cómoda. Pucha que está desordenada la pieza. Ya no cabe la ropa, la silla pasó a ser el segundo closet, añadido al ítem de necesidades.

Y de repente me acordé de las deudas. Unas que tengo hace tiempo y que suman más lucas de las que proyectaba.

Luego cambié el par de lentes de contacto y caché que me queda un par y tengo que comprar. Y valen como 250 lucas, porque soy LO piti.

También me cayó la teja que me inscribí para la “beca” de inglés CORFO y que si quedo, tengo que pagar “matrícula” de 200 lucas.

También he tenido algunos problemas de salud, entonces corresponde un chequeo exhaustivo de mi humanidad y eso no es gratis.

Entonces hoy me senté, creé mi planilla excel y me di cuenta que CAGUÉ CON TODAS LAS PROYECCIONES DE CONSUMISMO. No me alcanza para todo lo que quería comprar. De hecho, no me alcanza para nada.

Me imagino que esta hueá es la madurez, porque no se me ha ocurrido mandar todo a la cresta y no pagarle a los ladrones de Banefe, Cruz Verde y demases. ¡Más encima en mayo es mi cumpleaños! Sonaba todo tan bonito…

Si logro superar tener la plata en mi cuenta y ser una niña ordenada, es que definitivamente maduré y voy un paso adelante en la escala evolutiva.

Los mantengo informados.

Limpieza

21 Dic

Vale la pena mirar a los que nos rodean y decidir con quién quedarse. Puede sonar egoísta, pero tenemos derecho a hacer una limpieza en la vida, ordenar los afectos y quedarse con lo mejor.

Basta de estar con personas que sólo buscan ser escuchadas y aconsejadas. Verdaderos vampiros que te dejan sin energía. Nunca saben de ti, sólo les interesa tu consejo, tu hombro, tu apoyo. Nunca te llaman porque sí, nunca hablan en el chat, no les interesa. A no ser que tengan algún problema, claro.

Basta de rodearse de personas que se ríen de tus chistes, pero que nunca hacen uno. Seguramente lo encuentran rasca y atroz. Gente fome.

La vida es muy corta como para aferrarse a personas que no aportan. Mejor tener un pequeño grupo y pasarlo bien, conocerse, apoyarse entre todos. Todos tenemos derecho a jugar todos los roles. Jugar siempre al consejero, al gracioso, al   organizador, ABURRE.

A los que se quedaron, los quiero mucho. A los que eché o se fueron, por algo será.

¿Y tú? ¿Te rodeas de gente que te hace crecer?

La culpa.

29 Ago

No, no es aquel glorioso álbum de Los Bunkers. Es la culpa que uno siente cuando sabe que la cagó.

La culpa cuando uno sabe que comió cosas que no debía, por enfermedad, por gordura, por lo que sea. Lo que el doctor o la nutricionista dijo NO, para nuestro bien. Por nuestra salud, para no tener una vejez de mierda rodeada de enfermedades y siendo una carga para el país.

La culpa de haber gastado plata en perfumes y cremas, en vez de haberla ahorrado. Es mejor oler bien, ¿no?, comprar una entrada a un concierto y endeudarse hasta las recachas y no porque la entrada sea cara, sino por todo lo que implica llegar al bendito estadio nacional: pasajes, comidas, compras impulsivas, ya que se está en Santiago y hay que aprovechar.

La culpa de no haber pagado las cuentas mientras se acumulan y acumulan y no por falta de plata, sino por gastarla en otras cosas.

La culpa de no haber empezado a hacer las cosas bien desde un principio, haber aprovechado esa libreta de ahorro para la vivienda y no tenerla de adorno.

Ver que la del lado y que uno creía más hueona, fue más viva y ya tiene auto, casa, viaja al extranjero, se peina en la peluquería y gana 3 veces menos que tú. Si, menos. Administra mejor la plata. Y huele igual de bien. Bueno, no tanto.

La culpa, eso que se debiese sentir en todas las situaciones antes descritas, pero NO. No la siento. Soy inmune al sentimiento de culpa. Soy una despreocupaaaaada (8), pero no tengo la fórmula PRINCIPAL.

No sé si es mi exceso de buen humor, mi capacidad de ver en todo algo chistoso, pero por la chucha, me gustaría experimentar la culpa alguna vez. Llorar de arrepentimiento.

Mientras tanto, la sigo cagando.

Póngale play

30 Jul

Pequeños placeres de la vida

28 Jul

Hay varias cosas de este mundo que me disgustan profundamente. He tratado de dejarlas aquí registradas, pero hoy quiero hacer un cambio, para que no crean que soy una vieja cascarrabias.

Amo dormir. Feliz paso echada el fin de semana entero, de ser posible la semana entera. Si no tengo la necesidad imperiosa de salir, no me levanto. O sea, me baño, pero me vuelvo a acostar. Que caigan los patos asados, que haya sol, me importa un pepino, yo soy feliz echada. A veces me obligo a salir a la playa y esas cosas que hace la gente normal, lo paso bien, pero nada supera mi cama.

Mirar catálogos: qué cosa más divertida. Me encantan, de lo que sea. Recuerdo aaaaaños atrás que Homecenter tenía un súper mega catálogo maravilloso, tipo libro. Que cosa más bonita. Mi amiga Xi tenía un catálogo de Mattel con miles de Barbies, autos, pequeño pony, etc, eso fue entre quinto y octavo básico.

Sacar fotos: bueno, ahora mi cámara está mala, trato de hacer lo que puedo con la del celular, pero últimamente sólo le saco fotos a Horacio. Me gusta fotografiar paisajes, ángulos, cosas.

Ir a conciertos: amo esperar el día que empieza la venta de entradas, comprarla, esperar el día, viajar, hacer la fila, vibrar, salir en medio de ese mar humano, ver tanta gente fea, olor a patas, poto, cigarro, pito, vino, todo junto. Sólo en conciertos aguanto todas esas cosas.

Organizar cosas: tengo habilidad para organizar viajes, por ejemplo, para ir a conciertos. Esto está en el ítem de las cosas que me CAUSABAN placer. Ahora no estoy ni ahí con andar avisándole a ni un hueón/hueona que tal artista viene y cuando empiezan a vender las entradas y que vean si se les frunce ir, que si les dan permiso en la pega, que tan largo el viaje, que las patas se hinchan…Infórmense y váyanse a la chucha. Y si me quieren acompañar, bien, pero no esperen que les busque alojamiento. Ya, pero estamos hablando de cosas agradables..

Coliflor con limón: que cosa más rica. La amo, podría comer sólo coliflor con limón todo el día.

Hablar todos los días con mi mamá: escuchar su voz me calma. Nos cagamos de la risa, siempre tenemos mucho que conversar, es un amor.

Las empanadas de macha queso de la pizzería Huentelauquén del Líder: delicioooooooooooooosas. Serían una de las pocas cosas que extrañaría de La Serena, junto con la lasaña del pacífico (machas, camarones, ostiones) de Huentelauquén de la avenida del mar. Orgásmica. En Los Ángeles no hay algo parecido.

Comprar: me encanta gastar plata en hueás. Perfumes, pañuelos, aros, cremas. Ahora último más frenada, pero es un placer indescriptible.

Ir al supermercado: ¡¡que cosa más entretenida!! Amo ir con un carrito, leer las etiquetas, comparar precios y todo esto lentamente, ¿cuál es el apuro?

Finalmente, les comento que amo reír. Todos los días hay algún motivo, lo importante es que  la víctima no lo sepa…